Cada 15 de febrero se conmemora el Día mundial contra el cáncer infantil


 

 

 

 

cancer_171010

 

 

 

El 15 de febrero del año 2001 se declaró, en Luxemburgo, esta fecha como Día mundial de la lucha contra el cáncer infantil. Se instauró con el objetivo de concientizar a las personas acerca de esta enfermedad y la necesidad de tratamientos efectivos y un diagnóstico inmediato. En el año 2002, la Confederación Internacional de Organizaciones de padres de niños con cáncer iniciaron una campaña para informar al mundo sobre el peligro que representa el cáncer en los niños.

Para promover esta fecha, la confederación y las organizaciones adheridas,  utilizan una prenda de color blanca, como muestra de apoyo a la lucha contra esta grave enfermedad. Es importante saber que el cáncer infantil tiene altas probabilidades de curarse si se trata a tiempo, de allí la importancia de un diagnóstico efectivo y temprano.

En esta fecha, además, se busca promover y generar conciencia acerca de las realidades y desafíos que afrontan los niños con cáncer, luchando por un mejor y más equitativo acceso al tratamiento y cuidado de cada paciente, apoyo hacia ellos y sus familias.

Según estadísticas mundiales, alrededor de 250.000 niños en el mundo enferma de cáncer cada año, y el 80% de ellos no son diagnosticados o no tienen acceso al tratamiento adecuado, produciéndose muertes innecesarias, en especial en los países en desarrollo donde los niños no tienen acceso a los derechos básicos de atención y cuidados médicos.

La conmemoración de este Día tiene como objetivo principal sensibilizar y concientizar a la comunidad respecto de la importancia de la problemática del cáncer infantil y de la necesidad de que todos los niños en todas partes del mundo puedan acceder al diagnóstico y tratamiento adecuado.
En 98 países, 151 Organizaciones de Ayuda a Niños con Cáncer, miembros de la Confederación Internacional de Organizaciones de Padres de Niños con Cáncer (ICCCPO), realizan durante todo el mes de febrero, campañas en favor del mejoramiento de las condiciones en sus países. A través de la ICCCPO, en un trabajo estrecho con la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP), padres de todo el mundo se unen en una causa común: ayudar a los niños con cáncer a acceder al mejor tratamiento posible con las mejores condiciones de soporte.

Estas son las señales de alarma del cáncer en la infancia y la adolescencia, la aparición de uno o más de estos signos en los últimos tres meses debe darnos cuenta de una alerta que requiere la derivación y diagnóstico oportuno en centros asistenciales que cuenten con cuidados oncológicos pediátricos.

  • Fiebre elevada e inespecífica.
  • Sudoración abundante por las noches.
  • Sangrado nasal sin causa aparente.
  • Dolor de huesos y/o articulaciones.
  • Palidez, fatiga y cansancio sin causa aparente.
  • Vómito sin causa aparente.
  • Sangrado de encías.
  • Mareo constante.
  • Supuración en oídos.
  • Aparición espontánea de moretones.
  • Aparición de puntos o manchas rojas.
  • Aparición de bolitas en cuello, axilas o ingles.
  • Pérdida del equilibrio, tropiezos o caídas frecuentes.
  • Crecimiento inusual y rápido del abdomen.
  • Pérdida de peso repentina y sin causa aparente.
  • Aparición de puntos blancos en uno o ambos ojos, que da la apariencia de ojo de gato.

El cáncer en los niños aunque de evolución más rápida que en el adulto, no se desarrolla de un día para otro, y tiene en la gran mayoría de los casos signos y síntomas que se van presentando en el transcurso de meses o semanas y que muchas veces, han pasado desapercibidos porque se confunden con otras enfermedades, y sobre todo por el temor que significa la sola idea de tener un hijo con cáncer. Pero ante el miedo lo peor es paralizarse. Debemos tomar el control y ocuparnos de la situación.

Comentarios